top of page

Brazilian wax, ay que dolor

Antes de cumplir mis cuarenta años he decidido experimentar nuevas cosas, una de esas es el Brazilian wax. No lo pensé mucho y decidí hacerlo en un nuevo local cerca de mi apartamento, Beauty Cafe Salons.

Me sentí cómoda con la especialista en depilación lo cuál es muy importante porque recuerda le enseñarás hasta la parte más privada de tu cuerpo y también la tocará. Ya en el cuarto me desvisto y me pongo una bata.



La especialista me aplica un wax verde y caliente pero sin quemar.  Luego pone por encima la tela del wax y de repente el primer halón en el monte de venus.

Oh Dios que dolor!!!

Esa es una parte muy sensible y dolió muchísimo quizás sentí tanto dolor por ser la primera vez. La posición fue boca arriba con las piernas abiertas para la depilación de frente y en posición en cuatro para la depilación trasera. La única parte que no molestó fue la parte trasera.

Luego de terminada la depilación  veo que mi vulva esta roja como tomate y  unas áreas con ardor. Cuando llego a mi apartamento me doy cuenta que las áreas que me ardía  estaba pelada.

Tuve que aplicar neosporin para evitar una infección y dormir sin ropa interior. Ya pasados cuatro días la piel se veía mejor y las áreas peladas ya se estaban recuperando.

Si me preguntan:¿volverías hacerte el Brazilian wax?

Probablemente no lo haría.

Mi expectativa era que esperaba que la piel quedará suave justo después del wax . Pero no fue así, quedó lastimada. Lo que si les puedo decir que a la semana siguiente se veía bien mi vulva.

Si voy a pasar por el dolor preferiría hacerme el láser hair removal que seguramente durará más  y me lo haría en Velour MedSpa. En fin, fue otra experiencia cumplida antes de my 40s Birthday.

78 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page